Lunes, 18 Septiembre 2017 16:08

Tuluá inicia proceso histórico por daños colectivos en la zona rural

La Personería de Tuluá y la Defensoría del Pueblo regional Valle del Cauca, iniciarán el próximo lunes 18 de septiembre en el corregimiento de San Rafael, el proceso de declaraciones colectivas con representantes campesinos víctimas que resistieron el conflicto armado o retornaron a sus tierras, para que la zona rural sea reconocida por la Unidad Nacional de Víctimas y la Alta Consejería para el Posconflicto, como sujetos sociales que requieren la ser priorizados por el Estado en la implementación de los Acuerdos de Paz.
 
“Lunes y martes estaremos en San Rafael con voceros campesinos de este corregimiento, Puerto Frazadas y Quebradagrande, y de las veredas que más han sufrido con el conflicto, para reconstruir con ellos esa historia y determinar cuales fueron los principales daños sociales, económicos y culturales que dejó la violencia en esta zona. El miércoles, jueves y viernes haremos lo mismo en Barragán y Santa Lucía”, explicó el personero de Tuluá, Rubén Darío Benítez Sierra en rueda de prensa en el Centro Comercial del Parque.
 
En cada jornada se debe diligenciar un formato único de declaración colectiva no étnica que luego será remitido a la Unidad Nacional de Víctimas para que lo valoren y decidan sobre su reconocimiento como sujetos de reparación colectiva por parte del gobierno nacional. Una vez incluidos, se deberá construir un plan de reparación con la comunidad reconocida, lo que servirá para que Tuluá sea priorizada por el gobierno nacional en la asignación de recursos, tierras y beneficios en la implementación del acuerdo de paz.
 
“En octubre realizaremos la segunda fase de las declaraciones colectivas en los corregimientos de Monteloro, La Moralia y La Marina, agrupando a otros sectores, ya que de conformidad con la Ley 1448 de 2011, solo tenemos plazo para presentar las declaraciones colectivas hasta diciembre de 2017, para poder visibilizar la realidad de nuestro campo. También queremos dejar un documento histórico para el Municipio para que los tulueños no perdamos la memoria y los hechos de violencia de la guerrilla, las autodefensas y las fuerzas militares, ojalá nunca más se vuelvan a repetir en Tuluá ni en el país”, aclaró el agente del Ministerio Público.